13 de Septiembre: Nutrir la naturaleza espiritual.

Romanos 7:22-23 ¨Porque en el hombre interior me deleito con la ley de Dios,¨-¨ pero veo otra ley en los miembros de mi cuerpo que hace guerra contra la ley de mi mente, y me hace prisionero de la ley del pecado que está en mis miembros.¨

http://reflexionescristianas.com.ve//
http://reflexionescristianas.com.ve//

Padre nuestro, este día traemos una grandiosa interpretación de tu palabra, con el objetivo de contribuir a causar cambios radicales en aspecto positivos para todos los que nos nutrimos de estos escritos, extiende tu bendición sobre el mismo, pues con este texto queremos alabarte, glorificarte y esparcir tu mensaje a través de este medio.

 

 

Amados, hace poco mientras predicábamos sobre la importancia de las elecciones en nuestras vidas, surgió una duda entre los presentes sobre la lucha que existe entre las voluntades de desarrollar la buena obra y las intenciones de corromperlas, ciertamente esta controversia es constante, pero nuestra obediencia al mandato del padre es lo que contribuye a que nos sobrepongamos a tales eventos dañinos, así cuando notemos que estemos en presencia de algún confundido, la idea no es calificar su necedad o reprender, eso jamás, más bien lo que debemos es dar el buen ejemplo para conducirlo hacia el conocimiento de la verdad mostrando el beneficio de la gracia de Dios en nuestras vidas. Los versículos de hoy hacen referencia a la lucha existencial que ocasionalmente vivía el apóstol Pablo, quien reconoció amar la ley de Dios, era obediente pero había algo interno que sentía referido a cierta atracción por hacer el mal, en esa misma lucha nos encontramos todos pero conociendo el efecto que causa el mal, nosotros debemos fortalecer la conciencia de realizar buenas acciones, para que esa fortaleza debilite a la intención maligna y podamos cumplir el mandato de alejarnos del mal haciendo el bien, porque con esa acción siempre andaremos de victoria en victoria alcanzando la bendición del padre en nuestros caminos.

 

 

 

OREMOS:

Padre Amado, en ti confiamos siempre, sabemos que deseas lo mejor para nosotros. Conducenos a cada instante para que podamos alcanzar bendición. Peticiones que hacemos en nombre de Jesucristo, tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

 

Amen

http://reflexionescristianas.com.ve//
http://reflexionescristianas.com.ve//

 

INTERACTUEMOS:

Teniendo conocimiento de la enseñanza expresada en la Biblia sobre el punto en cuestión, cuéntenos lo siguiente:

¿Qué beneficio le trae aplicar esta palabra a su vida?

¿Cree que este conocimiento pudiera contribuir a mejorar sus andanzas por el camino de Dios?

¿Tiene algún comentario final sobre la lectura?

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *