El ayuno de pecado.

El ayuno es una práctica conocida comúnmente como la abstinencia de la alimentación, constituye un sacrificio que ligado a la oración, es agradable a Dios, ya que intensifica nuestra relación con el padre. Pero también tiene que ver con abstenerse de cometer todo mal, contribuyendo al mejoramiento de la condición moral, y purificando el alma. El ayuno persigue desligarse de lo material y enfocarse en lo espiritual, así mejorar la relación con Dios. Es necesario aclarar, que la falta prolongada de alimentación distorsiona la actividad metabólica del ser humano, afectando su salud, por tanto resulta beneficioso, considerar el ayuno como instrumento mediante el cual nos alejemos de todo acto pecaminoso que nos aparte del camino de Dios.

adinserter block=”3″]

¿Qué puede aportar en este aspecto?

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *