a-una-oracion

22 de Enero: Confiemos en el Señor

Job 2:9 “Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.”

Dios amado, estando todos reunidos una vez más, en torno a tu palabra, sabemos que te encuentras entre nosotros como lo has prometido, dando cumplimiento al mandato de predicación continua, hoy desarrollamos el presente material enfocado en la biblia, el cual busca esparcir el mensaje de amor y esperanza, ganar almas para que sigan tu camino de bendiciones, y beneficiar a todas las personas que estén necesitando de la sabia orientación bíblica que nos nutre cada vez. Recibe esta contribución como símbolo de alabanza, bendícela y permite que se acepte y comparta por todos los lectores.

Amados, la paz del Señor este con todos, tenemos que tener mucho cuidado con las ideas que nos dan, las opciones que se nos presentan y la manera en la cual vamos a tomar las decisiones, debido a que de ello depende que los resultados que obtengamos sean de bendición o no. Este versículo, viene de la historia de Job quien había perdido todas sus posesiones, sus hijos, su salud había decaído, entonces la mujer le pregunto sobre si mantenía su integridad con Dios, luego de todas las calamidades sufridas, pero lo interesante de esto es que Job mantuvo su confianza y fidelidad con Dios, obteniendo asi el doble de lo que había perdido. Job fue restaurado, bendecido, todo esto a causa de su fe, de su obediencia, de la sabiduría que tuvo al dejar de oir consejos de los otros y mantenerse firme en sus principios, siendo fiel a su creador. Quiza muchos de nosotros estemos pasando por esa parte del ciclo done todo va mal, oramos pero creemos que nuestras oraciones no son oídas, sin embargo, lo cierto es que ya han sido atendidas solo que en este momento estamos pasando por situaciones que están contribuyendo a prepararnos para una bendición mayor, y no hace falta alejarnos de Dios sino apegarnos mas a él, extrayendo la máxima enseñanza de todo momento que vivamos para emplear ese conocimiento para nuestro beneficio particular y del prójimo en general.

OREMOS:

Padre adorado, asi como Job fue fiel y obediente inclusive en los momentos mas amargos de su existencia, y luego fue resarcido por tu bendición, nosotros nos mantendremos firmes en la fe y obediencia en todo momento no solo para recibir en abundancia, sino para ser mejores siervos cada vez. Pedidos que hacemos en nombre de Jesucristo, tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

Amén

Leave a Reply