Las ofertas del mundo son pasajeras, las de Dios son eternas.

Las ofertas del mundo son pasajeras, las de Dios son eternas.

-.-

Los hechos vividos por Moisés son un oportuno ejemplo para esta afirmación, ya que el prefirió seguir el plan que Dios había previsto y hacer su voluntad, en lugar de permanecer temporalmente con los beneficios imperiales que el tenia a causa de ser considerado hijo de Faraones.

-.-

 

Si crees en esta afirmación, interactua con nosotros, colocando AMÉN, en los comentarios.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *