Apegados al Mandato de Dios

Todos los días son perfectos para alabar a Dios, abrazando su palabra e imprimiendo sus mandatos en nuestros corazones. Cuando aceptamos andar por los caminos de Dios, las cosas del mundo mueren para nosotros, deduciéndose que es incompatible recaer en tentaciones  y pecar, cuando nuestro norte es la búsqueda de una vida en santidad que nos lleve a la salvación eterna. Pues debemos tener claro que los deseos mundanos son obra del enemigo que pretenden alejarnos del camino de Dios.

Por tanto, debemos ser fieles a nuestra decisión de vivir conforme a los mandatos establecidos en la palabra biblia y mantenernos sujetos a sus resultados de bendición. Recordando a su vez, que la espera en el señor constituye un placer, que nos prepara para recibir la dádiva de Dios.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *