31 de Junio: Palabra de Dios.

Deuteronomio 30:14-15 ¨Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.¨-¨Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;¨

Dios Adorado, hoy venimos ante ti, llenos de alegría por tener el placer de compartir tu palabra bíblica que es alimento que nutre nuestras almas y produce cambios significativos en nuestros corazones, hacemos este estudio como símbolo de alabanza para tu glorificación, bendice este material para que cumpla el objetivo evangelizador, y perfeccione la conducta de tus servidores.

 

Amados, conocemos ampliamente los beneficios de estar cerca de la fuente de bendición, de apegarnos obedientemente a sus prerrogativas y como consecuencia inmediata obtener sus resultados engrandecedores. Pero también es conocido ese sistema del ser humano bajo el cual por terquedad prefiere seguir sus propios caminos, establecer sus propios planes y desear cumplirlos, cuando la palabra establece que los planes son del hombre pero la última palabra la tiene Dios y fundamentado en ello debemos dejarlo en control de cualquier ocurrencia. Ahora bien, el versículo de hoy nos presenta el ofrecimiento a obrar libremente conociendo las consecuencias de nuestros actos y el deseo de Dios para nosotros el cual es una vida de bondad, por tanto nos presenta dos caminos el del bien y el del mal,  estableciendo a su vez la guía que nos llevara a obrar por el bien, colocándola también cerca, para nuestro beneficio con el fin de que nutramos nuestro conocimiento en ella para que nuestros actos sean encaminados a la purificación del alma, construyendo un tesoro celestial eternamene.

OREMOS:

Dios nuestro, agradecemos por el conocimiento que nos dejas al escudriñar en tu palabra, pedimos que nos otorgues el don de la sabiduría para poder irradiar la  luz necesaria para mostrar la actitud positiva que deseas que mostremos, purifica nuestras almas y permítenos permanecer firmes en la acción conforme a tu palabra de bendición para agradare y alabar tu nombre dando testimonio de tu presencia en nuestras vidas mediante nuestros actos irradiadores de bendicion. Peticiones que hacemos en nombre de Jesucristo, tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

 

Amen

 

INTERACTUEMOS:

Teniendo conocimiento de la enseñanza expresada en la Biblia sobre el punto en cuestión, cuéntenos lo siguiente:

¿Qué beneficio le trae aplicar esta palabra a su vida?

¿Cree que este conocimiento pudiera contribuir a mejorar sus andanzas por el camino de Dios?

¿Tiene algún comentario final sobre la lectura?

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *