a-una-oracion

25 de Enero: Nuestro defensor celestial 

Fan Page
En el lateral se encuentra nuestro FAN PAGE, Siguenos y recibe diariamente nuestro material, para esparcir el mensaje de Dios.


1 Juan 2:1 “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.”

Padre Celestial, te damos gracias por la persona que ahora está atendiendo a la lectura de la palabra, y compartiendo en esta hora, la revelación que nos has hecho mediante el análisis de tus dictados. Permite también, que las ideas que integran el texto, promuevan maravillosamente  la satisfacción de necesidades personales de alimento espiritual, que incentivan al cambio.

Amados, la paz del Señor este con todos, cumpliendo el mandato de esparcir amor mediante la oración por el prójimo, todos los días a las 00:00 hrs, estaremos realizando un clamor por todas las causas, así que es necesario que coloque su pedido o lo haga llegar por e-mail a la dirección: reflexionescristianave@gmail.com o mensaje directo en las fan page de facebook, pues 5 minutos antes de la hora prevista estaremos generando una lista de personas las cuales incluiremos personalizadamente en la oración. Juan es conocido en la biblia como el discípulo de amor y de forma cariñosa nos expresa en esta ocasión que la función de la palabra de Dios es guardarnos del maligno, protegernos del pecado, apartarnos del influjo y las consecuencias del ataque enemigo, manteniéndonos en la correcta andanza por el camino de la salvación. Juan manifiesta que el objetivo de la escritura es protegernos del pecado, notemos por otra parte también, que el salmista escribió: Guardo tus palabras en mi corazón para no pecar contra ti. En esta línea debemos tener presente que estos momentos que invertimos compartiendo, estudiando y analizando la escritura bíblica, pueden ayudarnos enormemente en nuestras luchas espirituales, cuando tenemos contacto con la palabra logramos prepararnos para enfrentar de manera sabia la situaciones cotidianas. Ahora este discípulo del amor va más allá, cuando además de invitarnos a evitar el pecado, informarnos que si pecamos a causa de algún desvarió, allá en el cielo tenemos a un defensor, a nuestro abogado celestial, a Jesucristo el justo. En este orden de ideas, siempre es necesario tener a un abogado como Jesucristo quien nunca ha perdido una causa, quien puede resolver cualquier situación por difícil que parezca, por esto tenemos que estar tranquilos, ya que el siempre estará a nuestro favor y otra cosa, este abogado que es Jesús es hijo de Dios, Dios es el juez y va a alegrarse al saber que somos patrocinados por su hijo. Entonces, vamos a buscar a Jesus todos los días de nuestras vidas, siempre contemos con nuestro abogado celestial, obedezcamos sus recomendaciones, el no va a hacer que caigamos en el precipicio del pecado. Jesus es justo, y si el nos patrocina al momento e presentarnos ante el tribunal celestial en el dia del juicio final, con toda seguridad seremos absueltos..  

OREMOS: 

Padre de amor, gracias por designar a Jesucristo como nuestro abogado, para que nos direcciones y recomiende apartarnos del pecado, sabemos que esa guía nos será útil al momento de presentarnos ante ti y poder ser absueltos a causa de la obediencia a tus mandatos reflejados plenamente en la palabra bíblica, contribuye con nosotros para ser cada vez mejores siervos, agradarte con nuestros actos y hacer tu voluntad en nuestras vidas. Así pedimos, en nombre de Jesucristo tu hijo, en nombre de quien todo lo concedes.

Amen

Leave a Reply