22 de Mayo: Abstinencia del pecado, origen del perdón de Dios.

1 Juan 1:9 ¨Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.¨

Dios amado, hoy dando cumplimiento con las previsiones de tu palabra, estamos siguiendo con apego tu mensaje para agradarte, llevando el amor para con nuestro prójimo, ese amor que nos muestras cada día. Continuamos predicando y orando sin cesar para llevar la palabra de salvación. Bendice este texto y que cumpla los fines evangelizadores consiguiendo transformaciones positivas, una lluvia de bendiciones en todos aquellos que consiguen imprimir en sus corazones tu mandato.

Amados, es común que aquel que está actuando de modo equivocado con conocimiento, realiza la actividad de un modo discreto la mayoría de las veces, tratando de no levantar sospecha, solo que ignora que el mejor Juez lo observa desde arriba, por tal motivo no hay donde esconderse. Este versículo nos trae una lección eficaz, una muestra de sinceridad sobre un hecho que Dios ya conoce, pero la valoración de la condición de sinceridad, mueve la misericordia de Dios, refiriéndose a que, cuando confesamos el pecado obtenemos el perdón de Dios, sin embargo, para que opere tal perdón se requiere que la  confesión, contenga arrepentimiento y para que estos puedan tornarse en perdón divino, requiere del hecho de la abstinencia a la nueva comisión del hecho pecaminoso.

OREMOS:

Padre Omnipotente, esperamos recibir tu favor en este Día, en el cual continuamos actuando en función a tu palabra, aunque existan elementos que busquen distraernos, permítenos liberarnos de ellos y abrazarnos a la conducta que deseas, para que podamos mejorar. Perdona nuestras acciones negativas, considera nuestro arrepentimiento como símbolo de necesidad de perdón. Peticiones que te hacemos en nombre de Jesucristo, tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

Amen.

INTERACTUEMOS:

Teniendo conocimiento de la enseñanza expresada en la Biblia sobre el punto en cuestión, cuéntenos lo siguiente:

¿Qué beneficio le trae aplicar esta palabra a su vida?

¿Cree que este conocimiento pudiera contribuir a mejorar sus andanzas por el camino de Dios?

¿Tiene algún comentario final sobre la lectura?

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *