a-una-oracion

20 de Diciembre: Certeza de la vuelta de Jesus

2 Timoteo 4:6-8 ¨ Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.¨-¨ He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.¨ -¨ Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.¨

Señor todopoderoso, agradecemos por permitirnos otra vez compartir tu palabra bendita, indicando aplicaciones a la realidad actual, sobre cada versículo que compone la sagrada biblia, extiende tu gracia y bendición sobre el texto en desarrollo para que cumpla con los fines evangelizadores previstos.

Amados, en los dias anteriores hemos estudiado que el Apostol Pablo alcanzó tres certezas en su vida, certeza de deber o mision cumplida, certeza de que Dios estaba a su lado en todo momento, estas condiciones hacian que el Apostol no tuviera temores, aunque se encontraba el la carcel y en los proximos dias moriria, pero existia una tercera certeza que lo fortalecia y era que tenia certeza de que su recompensa estaba guardada, Pablo tenia una gran expectativa en la vuelta de Jesus, el sabia que moriria pero que luego sus ojos de abririan en la mañana gloriosa de la resurreccion, logrando ver a Jesus, ese mismo que lo llamo es la carretera de Damasco, y ahora Pablo recibiria corona de justicia y mas dadivas. Nosotros requerimos tener esa certeza en la vida, de que hay una recompensa divina para nosotros. Dios planeo que viviesemos eternamente, pero el pecado retardo temporalmente el plan del padre, pero Cristo esta retornando y el esta trayendo la recompensa para cada ser humano, de acuerdo con sus obras. Hay una corona de la vida esperando por nosotros, quienes somos siervos obedientes, hijos que buscamos agradar al padre y de acuerdo al texto de hoy, esa corona esta siendo reservada para todos aquellos que amamos al Señor y que lo demostramos con nuestros actos de bondad y obediencia a las disposiciones del padre.

OREMOS:

Padre de bondad, gracias por todas las bendiciones que nos otorgas y las que continuaras otorgandonos, permitenos seguir actuando correctamente y con apego a tus mandatos, para continuar agradandote, demostrar nuestro amor por la venida de Jesus y tener la certeza que el Apostol Pablo tuvo para que tengamos garantizada aquella dadiva de vida eterna y bendicion que nos tienes reservada. Así pedimos, en nombre de Jesucristo tu hijo, en nombre de quien todo lo concedes.

Amen.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *