19 de Octubre: Volveos a mi Reprensión.

Proverbios 1:23 ¨Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras.¨

Dios querido, hoy dando cumplimiento con las previsiones de tu palabra, estamos siguiendo con apego tu mensaje para agradarte, llevando el amor para con nuestro prójimo, ese amor que nos muestras cada día. Continuamos predicando y orando sin cesar para llevar la palabra de salvación. Bendice este texto y que cumpla los fines evangelizadores consiguiendo transformaciones positivas, una lluvia de bendiciones en todos aquellos que consiguen imprimir en sus corazones tu mandato.

Amados, en el transitar de la vida puedo observar que personas que dicen estar en los caminos del cristianismo, que intentan hacer realidad este versículo descalificando a su prójimo, considerando que así lo reprenden, veo a otros peleando considerando que así realizan actos de amor, cuando en realidad estas conductas los envuelven en hechos que desagradan a Dios. Cuando en el texto se hace referencia a reprensión se refiere a el acto de exhortación firme del prójimo, a través de la conversación disciplinada con el fin de que haga realidad el propósito de Dios en sus vidas, de esa manera ocurre el derramamiento del espíritu de Dios en los corazones, proveyéndolos de discernimiento espiritual, mediante el conocimiento a su palabra y el ejercicio de actos de bondad.

OREMOS:

Dios Amado, agradecemos el sacrificio de haber enviado a tu hijo Jesús para establecer el orden exacto, redimiendo todos los pecados de la humanidad, permitenos seguir el ejemplo de Jesús, perseverar en tus caminos para lograr esa dadiva de salvación eterna que tienes para nosotros, fortalece nuestras almas para vencer a la carne, y superar cualquier ataque enemigo. Peticiones que hacemos en nombre de Jesucristo, tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

Amen

 

agradecemos-a-todos-los

 

INTERACTUEMOS:

Amados, cuando pronunciamos la oración primigenia, recopilamos el conjunto de peticiones importantes para mantener una continuidad en el camino de Dios. Realizar este acto cotidianamente además de fortalecer nuestra conexión con el Padre, se convierte en un acto de ayuda para el prójimo, por el cual intercedemos en nuestras oraciones. Así las cosas, proponemos unirse a la cadena de oración que mantenemos diariamente, por todas las causas, para que la bendición se manifieste en las vidas de quienes lo soliciten, en el siguiente link:

 

http://reflexionescristianas.com.ve/padre-nuestro-la-oracion-principal/

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *