18 de Abril: La Oración contra la Tentación

Marcos 14:38 ¨ Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.¨

Señor tu quien concedes la gracia a quienes actuamos en la obra del bien, toma este texto como una ofrenda que contribuya a fortalecer el propósito evangelizador que es finalidad de llevar tu palabra. Coloca en este texto un pedazo de bendición y hazlo de utilidad para tu obra.

El acto de velar y orar nos lleva a no caer en la tentación, hace que las tentaciones no nos alcancen, porque las tentaciones nos rodean día a día, pero el hecho de orar con vigilancia nos hace inmunes a las tentaciones, porque el espíritu está listo para vivir en los dictámenes de Dios pero la carne es débil a caer en tentaciones. Así que, sea constante en la oración y su espíritu será más fuerte que cualquier tentación que viniera a envolverle. La vigilancia nos lleva a darnos cuenta del peligro y la oración nos fortalece delante de la tentación, permitiéndonos escapar. Manteniendo nuestro compromiso con Dios, ya que al haberlo aceptado, cuando decidimos andar por el camino de la fe, ya renunciamos a todo acto mundano que afecte nuestra relación con Dios.

OREMOS:

Padre celestial, en este tiempo venimos ante ti, llenos de paz y con una creencia firme en aquella promesa de que concederás aquellas oraciones hechas con fe. Por este motivo, en el afán de mantenerme fiel a tus dictados, te pido que nos libres de toda tentación y acto de inmundicia que pretenda atentar contra nuestro avance en tu camino. Petición que hacemos en nombre de Jesús tu hijo, en nombre de quien todo lo concedes.

Amen.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *