14 de Junio: Dios observa la valoración personal.

Romanos 12:3 ¨Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.¨

Fan Page
En el lateral se encuentra nuestro FAN PAGE, Siguenos y recibe diariamente nuestro material, para esparcir el mensaje de Dios.

Padre querido, llenos de júbilo por ser tomados en cuenta hoy, para escudriñar el conocimiento maravilloso que nos ofreces en tu palabra, agradecemos la oportunidad, esperando hacer uso apropiado de esta capacidad para llevar tu expresión a todos los lugares, pedimos que bendigas este material para que sea útil a tus fines evangelizadores, sirviendo de símbolo para agradarte, alabarte y glorificarte.

Amados, tenemos que tener cuidado en la manera que pensamos sobre nosotros mismos, porque ello se relaciona con la imagen que proyectamos. Siendo cristianos somos llamados a ser humildes y mansos, pero hay hermanos que se van a los excesos, cayendo en pecado al aumentar y disminuir su valor, llegando a experimentar complejos, donde se contemplan dos extremos, como: la sobrevaluación y la devaluación, esta última mejor conocida como sentimiento de menosprecio. Constituyendo ambos puntos una actitud pecaminosa. El versículo de hoy, nos invita a abandonar ambos extremos de la valoración personal, pues Dios nos doto de dones en determinada medida y de acuerdo al uso que les daremos conforme al plan que nuestro padre tiene previsto, entonces dejemos de sobrevaluarnos y menospreciarnos, por cualquier causa, es innecesario compararse con los demás, pues cada uno de nosotros es único a los ojos del padre, de manera que vamos a establecer equilibrio entre la valoración, solo manteniendo nuestro foco en Dios, sin mirar hacia los placeres del mundo, pues él tiene el control y razones para actuar del modo en que lo hace, por tanto debemos asumir a las situaciones adoptando una visión optimista, calma y con buen ánimo para servir a nuestro prójimo conforme a nuestras capacidades.

OREMOS:

Padre nuestro, reconocemos tu omnipotencia y omnisciencia, agradecemos por todo lo que nos otorgas, nos arrepentimos por los errores cometidos, prometiendo mejorar nuestra manera de pensar para ser útiles cada vez más a tu obra, ayúdanos a no flaquear en el intento de agradarte. Peticiones que te hacemos en el nombre de Jesucristo tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

http://reflexionescristianas.com.ve//
http://reflexionescristianas.com.ve//

Amen.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *