12 de Abril: Andad Sabiamente

Colosenses 4:5¨ Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo¨

Dios Amado, venimos a ti en este momento, para mostrarte nuestra gratitud por las bendiciones que diariamente nos otorgas, continua bendiciéndonos y bendice también a todo aquel que logre, ser consciente de esta interpretación de tu palabra, que hoy hacemos.

Amados, el versículo propuesto al inicio, me recuerda una historia fantástica, que ocurrió, así: Una vez un anciano estaba caminando por la calle, estaba lloviendo, el anciano llevaba un paraguas y una capa, el viento soplaba cada vez más fuerte y mientras el viento soplaba el anciano se acobijaba más, esperando a que pasara el fuerte viento… De pronto paro y salió el sol y con una sonrisa calurosa ilumino la escena. El anciano se descubrió y continuo feliz su caminata. La moraleja que deja la historia es: Con la amabilidad y cortesía, se llega más lejos que con la furia y hostilidad.

Tener sabiduría social para dirigirse hacia los demás, es controlar las expresiones propias, interactuar de modo positivo, haciendo que cada momento sea agradable, digno de ser aprovechado, por tanto, es una muestra de amor al prójimo, para complementar, recordemos lo que expresa el Libro Hebreos, Versículo 13:16 ¨  Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.¨ En este sentido, la invitación es: mantén una comunicación positiva, una expresión cordial, lo cual nos permitirá mostrar sabiduría social, hacer sentir mejor a nuestro prójimo y también a nosotros mismos, permitiéndonos aprovechar el tiempo de la mejor manera, con la motivación del buen ánimo y alegría.

OREMOS:

Dios del Cielo, tu que nos hiciste a tu imagen y semejanza, tu que eres perfecto, creador de todo lo que existe, ayúdanos a ser mejores personas en todos los aspectos de nuestras vidas, a dar muestra al prójimo de todo el amor con que cada día nos premias, ya que el gesto de amor más lindo lo recibimos cada vez que por las mañanas abro mis ojos y contemplamos, las maravillas de tu creación. Permítenos entonces incentivar a los demás con esa sabiduría para el trato de las personas que tú nos das. Así te lo pedimos en nombre de Jesucristo, tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *