08 de Noviembre: Sabios para el bien e ingenuos para el mal

Romanos 16:18-19 ¨ Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.¨-¨ Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal.¨

                                                            

fundamentado en la palabra de Dios
fundamentado en la palabra de Dios

Padre nuestro, que tu gracia y tu paz nos alcance en todo momento, agradecidos estamos por este maravilloso día, la oportunidad especial de compartir tu palabra bendita siempre es valorada por nosotros, deseamos agradarte mediante alabanzas considerando este texto como símbolo para tu glorificación, instrumento con el cual se pretende contribuir a la evangelización de tu pueblo.

 

 

Amados, el Apóstol Pablo hace una reflexión en estos versículos en los cuales nos indica que quienes practican el mal solo sirven al enemigo, esa conducta el lugar de otorgarles cualidades de bondad, solo los menosprecia, los mantiene pegados al suelo sin poder levantarse, como serpientes que solo pueden arrastrarse por el suelo, de ese modo jamas podrán  emprender actividades positivas, solo intentan embaucar al ingenuo con palabras amables, enamorarlos, encantarlos y luego halarlos fuertemente hacia el abismo de pecado para dejarlos viviendo en la desgracia en que los operadores del mal viven también. Debemos tener en cuenta que Dios conoce de nuestra obediencia total a sus disposiciones, nos ama y que se encuentra gozoso por tal cuestión, en virtud a ello necesitamos corresponder a tal amor actuando sabiamente, estando atentos a los movimientos del enemigo, para poder sobreponernos a cualquier intento de ataque, pues solo con la actitud sabia podremos evadir el mal, teniendo una manera distinta de mirar las situaciones y solucionar de manera efectiva sin ensuciarnos del pecado.

 

 

 

OREMOS:

http://reflexionescristianas.com.ve//
http://reflexionescristianas.com.ve//

Padre adorado, tú conoces todo sobre nosotros, perdona nuestros pecados y ofensas, calma aquellas pasiones que nos alteran, permítenos orar continuamente actuando según tus mandatos, para recibir todo aquello que nos prometes y esperamos, Ayúdanos a que podamos conservar obediencia absoluta a tus mandatos, desarrollando la sabiduría que nos permita sobreponernos a los ataques del enemigo. Peticiones que hacemos en nombre de Jesucristo, tu hijo en nombre de quien todo lo concedes.

http://reflexionescristianas.com.ve//
http://reflexionescristianas.com.ve//

Amen

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *